in

Sally D’Angelo y Leah LAmour: dos maduras pajeras que no dejan el porno

Pasados los 50 años las mujeres prefieren hacer pajas a los hombres antes que desnudarse y mostrar sus vergüenzas caídas. No es el caso de Sally D’AngeloLeah LAmour, dos de las pornostars más viejas y con más años de la industria del porno. Ellas lo hacen por vicio y porque saben que todavía ponen las pollas muy duras con sus hiper hinchadas tetas. La escena pertenece a un lugar de las entrañas del porno, un sitio destinado para estrellas que han perdido la fama. Un sitio en el que esta pareja de maduritas viejas les queda cuerda para rato, como un almacén de viejas glorias o una especie de categoría porno generacional donde pajean a hombres que perfectamente pueden tener 30 años menos. Es casi como si te hiciera una paja una abuela, metiéndose silicona a cada año que cumple para seguir follando en el porno.