in

Cuando Sasha Rose fue una chica engañada

El mercado del porno es cruel y despiadado con las novatas que tratan de sobrevivir en la vorágine de la industria. Un ejemplo es la productora Mofos y su técnica indecente con la que pervirtieron a Sasha Rose en su serie Public Pick Up, algo así como la saga torbellinesca de pilladas en la calle. Sucedió en una época pasada en los que todavía no había despertado su verdadero potencial anal, y su fiebre sexual permanecía latente en su interior esperando la oportunidad. Un momento donde la rusa de mirada penetrante no follaba al ritmo endiablado que nos tiene acostumbrados en la industria europea. Eso sí, sigue produciéndonos un escalofrío ver como esta dulce starlet del Este se corrompe fácilmente por un fajo de billetes para que eche un polvo en mitad del bosque.