in

Spencer Bradley, un ano en formación profesional

Cuando presentamos en sociedad a Spencer Bradley ya nos dimos cuenta de que su precocidad anal iba a dar mucho juego en las grandes ligas pornográficas. Y es que su belleza cautivadora —cuyo origen radica en su mirada de ojos hipnóticos y esa parcela de césped púbico— le confiere una potencia estética abrumadora. Spencer es guapa a rabiar y su sonrisa es suficiente para que te enamores a primera vista. Toda ella es un potente cóctel entre las manos que no tardará en copar los primeros puestos del ranking de pornostars norteamericanas. De momento ha repetido experiencia sodomizadora en el alter ego de Tushy, la versión RAW, para seguir demostrando que tiene un culo hambriento aunque todavía en periodo de formación profesional.