in

Syren De Mer y Harlow West forzadas sexualmente en la trastienda

La veterana Syren De Mer lleva medio siglo de existencia gozando de una excelente salud profesional gracias a una panoplia de habilidades que le permiten nadar entre el porno incestuoso —sus interpretaciones como madrastra subyugada son excelentes— y el sexo guarro de todo tipo. Pocas maduritas cincuentonas (51 años) pueden presumir de un currículo profesional tan amplio, con un estatus tan elevado, y una versatilidad increíble que lo mismo encarna a una dama de hierro o tímida señora que se resiste a los placeres carnales. El estudio Shoplyfter aprovecha su experiencia vital colocándola junto a una actriz de menor renombre, Harlow West (una subsidiaria en esto de alojar en su cuerpo miembros masculinos), para terminar en su conocida trastienda, el lugar especial donde las sospechosas son llevadas para ser interrogadas en un registro sin ropa