in

Señoras del vintage: Tiffany Million, la pornostar luchadora de Wrestling

La pornostar Tiffany Million batalló en una época donde los atributos naturales eran más valorados que las operaciones de estética y la superficialidad del plástico. Nacida en la América profunda de 1966, Sandra Lee Schwab (su nombre real) ni siquiera sabía que iba a dedicarse a la industria de adultos cuando trabajaba como luchadora profesional del mundo del Wrestling de EE.UU bajo el apodo de Tiffany Mellon. Una de las pocas actrices que ha compaginado sendas profesiones con óptimos resultados (la otra es la Jasmine St Claire). Recordada por tener un rostro poco agraciado y un cardado rubio de peluquería de barrio.

En el año 1992 debutó en el mundo de la pornografía vintage grabando principalmente escenas lésbicas. De hecho, siempre ha confesado ser de orientación bisexual e incluso se le atribuyen varios romances a mediados de los 90 con la legendaria pornostar Jill Kelly. Aunque rápidamente se adentro en terreno pantanoso y empezó a probar el lado heterosexual con prácticas sexuales no tan suaves.

Tiffany es el ejemplo de que una pornostar puede ser recordada para la posteridad por solo una película. Y es que ser la protagonista indiscutible de la 6ª edición de la mítica saga «Starbangers» (Fantastic Pictures) es un honor que la acompañará toda la vida. Una película donde no tuvo remilgos a la hora de grabar una multitudinaria gangbang en un gimnasio (se folló hasta hasta al mismísimo gordinflón de Ron Jeremy) gracias a su famoso coño de gran aforo. Y eso que la cantidad de marranadas excedía la moralidad de la época.

«Starbangers 6» (1994)

A día de hoy, todavía se desconocen los motivos por los que esta lady afectada por la ninfomanía se retirara en 1999 renegando de su pasado salvaje y antigua carrera. Al menos, es lo que dejó claro en el documental «After Porn Ends», que no quería saber nada de su pasado.

Pero lo más sorprendente no es el repudio de una parte de su vida díscola, sino que Tiffany Millions logró rehacer su vida desde cero como Sandra Scott, casándose y siendo una feliz madre y esposa de dos preciosos hijos. Pero hay más, actualmente es una reputada detective privada que ayuda a resolver casos de prostitución ilegal.