in ,

Timea Bella y Legal Porno: una simbiosis extrema

Nacida en Eslovaquia, Timea Bella (también conocida en otros círculos como Lucianna Karel) se estrenó en la industria de adultos de la mano de Legal Porno, estudio donde ha filmado más de 110 escenas en 8 años de fructífera relación. Una simbiosis profesional que le ha supuesto a la europea una trayectoria plagada de múltiples penetraciones por todos sus agujeros, especialmente anales. Y es que la productora es una fanática de las escenas gangbang hardcore, con DAP y DVP de serie, en las que enseñan el verdadero significado de «Ass2Mouth» (del culo a la boca) y de lo que son los fistings (maniobras sexuales con los puños que dejan el esfínter tan abierto).

Por esta razón Legal Porno debe de haber visto algo especial en Timea para grabar semejante ingente cantidad de vídeos con la starlet eslovaca. Porque la carne fresca prima sobre el producto conocido, y si han puesto tanto empeño en no buscar en la cantera y repetir con el mismo trozo de carne es porque Timea posee una capacidad única que escasea sobre la faz de la tierra: la capacidad de soportar el rigor de las inclemencias sexuales sin gesticular la más mínima mueca de dolor.

Se ha convertido en una de las actrices más productivas, al mismo tiempo que en la mascota mentalizada del circo de Praga (nombre que recibe el estudio por el nivel sexual extremo que imprime). Una estrella que orbita con rumbo fijo alrededor de la comunidad de pornófagos cuyos ejercicios sexuales podrían ser clasificados como hazañas épicas femeninas. Pocas permiten ese tratamiento de dar cabida a pollas gigantescas en el interior de sus hospitalarias cavidades.

Respecto a su cuerpo, no engañaremos a los lectores, Timea Bella no es la más guapa de la clase (aunque tenga cierto parecido a Eva Green), ni tiene un físico de lo más normalito, y tampoco su fuerte es mamarla (aunque compensa con la resistencia de dejarse follar la boca), pero cuando hablamos de su culo podemos afirmar que está a la altura de las rusas y adyascentes. Un trasero glotón que ha hecho el servicio militar y demanda más y más sexo anal, se nota que a ese agujero le gusta todo lo cerdo y lo disfruta. Su dominio anal deja sin aliento, en eso tiene doctorado.

Decididamente la starlette no es de las que hacen tripa corazón, dejan sus sentimientos de lado y se dejan follar por todos los agujeros posibles con tal de hacer dinero. Lo suyo es vicio, una perversión que todavía no podemos explicar. Una de las pocas actrices que están mal de la cabeza y disfrutan de sentir como le destruyen su ano mientras grita de placer.