in

Vanessa Cage y su fallido trampolín anatómico

Es dolorosamente sorprendente ver como la carrera de Vanessa Cage apenas ha conseguido salir de la infravalorada segunda fila del porno. Incluso en JaqueMateAteos ya mencionamos que su peculiar «savoir faire» y su equilibrada subida de peso estaban siendo infravalorados. Una injusticia, sobre todo, después de una brillante operación de aumento de pecho y una ganancia de kilos en forma de carnes trémulas que le permitió escapar instantáneamente del subgénero ‘teen’ y convertirse en una MILF respetada. En teoría, este trampolín anatómico debería haber hecho despegar su carrera y sacarla del anonimato, pero hemos sido testigos de todo lo contrario: su naturaleza serena se ha hundido en lo más profundo de las tramas incestuosas de madrastras aburridas.