in

Veronica Avluv, la escalada de la ninfómana avasallante

En JaqueMateAteos hemos matizado con mayúsculas, en negrita y con subrayado, cada prolapso anal de la ninfomaniaca Veronica Avluv, casi como si se tratase de una efeméride. Pusimos sobre la mesa sus daños colaterales con las múltiples penetraciones e hicimos hincapié en que ese esfínter tan gastado y dilatado terminaría por obligar a la pornostar a llevar pañales. Aun así, la extrema pornostar no aminora la marcha sexual y prosigue hacia un horizonte repleto de prácticas extremas: DP, DAP (doble anal) DVP (doble vaginal), triples penetraciones, fistings, gapings… donde el porno se confunde con descontroladas acrobacias sexuales. Su último trabajo para Bangbros (aunque es reeditado del 2018) es una follada avasallante (por el uso intensivo de su ano), inquietante (por la preocupación de la circunferencia de su ojete), degenerada (por dejarse destruir el culo) y obscena (por su insaciabilidad).