in ,

Kelly Divine y su primera y bestial doble penetración

En JaqueMateAteos nos remontamos a hace 12 años, hasta diciembre de 2008, con una Kelly Divine en el cénit de su carrera, con el caché por las nubes y con un tremebundo culo protagonista de todas sus contiendas sexuales. En concreto nos referimos a cuando la starlet fue apadrinada por el director Chris Streams para someterse a un linchamiento anal en la fantástica saga aceitosa de Jules Jordan «Oil Overload #2», época en la que por fin abrió su puerta trasera clausurada a la maniobra doble. El monográfico se convirtió por derecho propio en uno de los mejores escaparates para esta amazona de curvas traseras mareantes. Una película que supuso un punto y aparte en su trayectoria por enzarzarse en un encuentro con los mismísimos afroamericanos Mandingo y Prince Yahshua, en la que ambos actores le practican una doble penetración interracial que se recuerda hasta nuestros días.

Es simplemente alucinante ver como una de las culonas más importantes del porno americano de principios de siglo XXI doma a estas dos bestias polludas con la sola ayuda de su proverbial morfología. Incluso dicen que la escena sentó las bases para lo que a día de hoy es el porno gonzo. Sin duda un clásico instantáneo en el que Kelly adquirió ese estatus de autoridad culófilo que perdura hasta nuestros días.