in ,

La doble pasión anal e interracial de Angel Emily

La propuesta física de la francesa Angel Emily —chica de 23 años plana como una tabla y sin culo— no es para tirar cohetes, pero cuando hablamos de rendimiento sexual esta pequeña gabacha que pesa poco más de 40 kilos y apenas llega al metro y medio de estatura se convierte en una insaciable bomba sexual. Y este es solo un as que se guarda bajo la manga, el otro es ser propietaria de un culo tan hambriento que fagocita cualquier ristra de penes que le pongas delante, propenso al sexo rectal con pollas de todos los colores y tamaño, aunque especialmente las pollas negras son su perdición.

Emily se descubre en ese sentido como una auténtica fiera en el catre capaz de recibir sexo anal intenso, DAP, DPV, gangbangs masivas y gapes tan alucinantes que podrían dar auténticas clases de sexo anal a las starlets del Este, cuando en principio son éstas las que señalan el camino a las actrices de la Europa Occidental.

¿Su secreto? Estar casada con el también actor de cine para adultos Mike Angelo y dar rienda suelta a su voracidad sexual en Pornhub y en varios locales de swingers, campo de entrenamiento de esta parejita tanto dentro como fuera de la pornografía europea. Según su descripción en el portal de Mindgeek le encanta que le perforen su ano apretado mientras succiona hacia dentro y que manejen su cuerpo prudente de curvas.

De momento, ya ha demostrado con creces su pasión por el sexo extremo (follar sin contemplaciones) tanto en el viejo continente como al otro lado del charco, a lo largo y ancho de productoras hardcore como Evil Angel, DP Fanatics y la famosa Legal Porno, entre otras. Los estudios ya saben que Emily es sinónimo de toneladas de guarrerías, orgasmos espasmódicos y encuentros frenéticos. Lo que comúnmente se conoce como una ninfómana descarriada o portento sexual delante de los focos que se siente cómoda con el sexo más salvaje.

Sus gangbangs son tan delirantes que se nos antojan violaciones grupales de mandingos. Al menos es el frío escalofrío que sentimos cuando vimos la bacanal que le sirvió Blacked Raw con cuatro francoafricanos de rabos superlativos. Su pasmosa facilidad para albergar cada uno de sus miembros viriles es una capacidad receptiva que solo muy pocas tienen la suerte, o desgracia, de tener.