in

El buen año de la flexible matrioshka rusa, Alexa Flexy

El nombre de Alexa Flexy (Moscú, 26 años) solo fue pronunciado una vez en esta santa casa, y lo hicimos para resaltar su admirable conjunto de aptitudes sexuales con la que fue barnizada al nacer: rusa, pequeñita y con una asombrosa flexibilidad (de ahí su apellido) para poner sus piernas en ángulos imposibles. Sin olvidarnos de su gran aforo vaginal y rectal, capaz de albergar los cipotes más grandes del porno europeo. Es por eso que, la señorita Calibri —su otro pseudónimo por el que es conocida en circúlos privados— es una clásica antagonista de bailarina que ha hecho de su elasticidad su modus operandi cuando protagoniza una escena hardcore.

En la industira europea es asidua a la jungla de Legal Porno y actriz fetiche del mismísimo Giorgi Grandi, el director más bestia de la productora checa. Desde ese estudio ha sacrificado su ano para convertirlo en un eurotúnel y las performances inhumanas que protagoniza son un escaparate perfecto para acabar con batallones enteros de hombres empalmados. Que no os engañe su tamaño comedido y su aspecto aniñado, esta muñequita ha sido capaz de dejar K.O a equipos enteros de actores con su desmesurado apetido sodomita.

Segun algunos foros, Alexa Flexy ofrece sus servicios como escort de lujo a muchos jerarcas de Rusia. Se la rifan gracias a su cara de ángel y cuerpo de pecado. En JaqueMateAteos no tenemos ningún escarceo sexual privado con clientes como Putin, pero si que albergamos en nuestro almacen la nueva ristra de vídeos que ha protagonizado este último año. Un montón de escenas en la que nos vuelve a demostrar que no tiene nada que envidiar de verdaderas gimnastas olímpicas, donde la joven moscovita salida de la Europa del Este y sus reducidas dimensiones son capaces de ejecutar cualquier virguería sexual, incluidas múltiples penetraciones.