in

La francesa Anissa Kate siembra el caos sexual en un gangbang de afroamericanos

A sus 35 años, Anissa Kate está viviendo una segunda juventud por el sector más despiadado del porno americano: los gangbangs interraciales. Hace pocos días, la productora Dogfart Network reclamaba su presencia para ponerla a trabajar en formato multitarea ante un grupúsculo de dotados afroamericanos con pinta de delincuentes de barrio, seña de identidad del citado estudio este tipo de huertos de nabos. Nos sorprendió que las leyes de la física no han hecho mella en la increíble firmeza en sus pechos naturales ni en su característico porte magrebí, siendo todavía la mejor ‘beurette’ en activo en el porno internacional que se mantiene eternamente joven.

Pero lo que hizo saltar todas nuestras alarmas es el grado de dedicación al caos sexual que tiene. Una experiencia que parece haber absorbido tras su encontronazo con la anaconda de Dredd. La gabacha no pierde la compostura ni durante un segundo, dejando bien claro que puede retorcer ingles con la sola ayuda de su belleza deslumbrante y de que goza de un estado de salud laboral espléndido. Puede que esté un par de escalones más abajo que Adriana Chechik y Jolee Love, pero forma parte de esa liga de felatrices que mejor saben moverse lujuriosamente en un gangbang. Y además puede darte una clase particular en su lengua vernácula romance: el francés.