in ,

La humillación púiblica de Bella Rossi

La pornostar Bella Rossi ha sido desde 2008 una viciosa consuetudinaria del agresivo porno que ruedan en la mazmorra de Kink (una de las productoras más extremas de Norteamérica). Y es que su sexualidad está encaminada por los derroteros del dolor y la humillación, como si le gustara experimentar bajo el estilo sadomasoquista frente a la cámara. Sin tapujos. Hace pocos días su presencia fue reclamada en Public Disgrace, el famoso portal donde exhiben públicamente (por la calle) a chicas desnudas que terminan ofreciéndoles una sesión de sexo público en algún local de mala muerte. Una escena vibrante en la que vuelve a matizar que disfruta de pollazos en la cara, sexo intenso y azotes en sus nalgas, todo ello estando atada como marca el canon del bondage.