in

Los últimos cartuchos anales de Jessica Ryan

Ni el llamativo tono lechoso de su piel, ni su profunda mirada azul, ni el fuerte color rojizo de su cabello, han sido suficientes reclamos para que Jessica Ryan, durante su reingreso en la industria de adultos, llamara la atención en una productora de porno interracial y pudiera protagonizar una de esas escenas de contraste cromático que tan bien le sientan. La estadounidense de genes alemanes e irlandeses vive sus horas más bajas y necesita esforzarse en maniobras de mayor calado para salir a flote. Sin ir más lejos, en «Anal PantyHoes #9» (Bam Visions) se ha dejado la piel, y el ano, junto al explorado de culos Mick Blue, demostrando una química abrasadora. Puede que después de todo, sus miradas cómplices y caras de dolor, sean cartuchos que tenía escondidos en la recámara.