in

Julia Ann, leyenda del porno, 30 años resistiendo el paso del tiempo

En JaqueMateAteos hemos hablado, largo y tendido, de cuarentonas imponentes como Lisa Ann, Kendra Lust o Reagan Foxxx. Sin embargo, apenas habíamos mencionado a la legendaria Julia Ann, la pornostar madurita más condecorada de la pasada década en la categoría MILF/Cougar (mejor MILF de 2010 a 2014 para XBIZ, XRCO y AVN). Casi nada. Estamos ante una auténtica leyenda viva del microcosmos pornográfico que lleva 30 años ejerciendo el oficio. Y es que la señora Julia gozaba de un cuerpazo de escándalo a las puertas del medio siglo de edad, como si hubiera hecho un pacto con el diablo para resistir el paso del tiempo y no sucumbir a los retoques estéticos.

La starlet estadounidense es todo un icono con una larga historia en la industria a sus espaldas. De hecho, sus actuaciones sentaron las bases para lo que sería el estereotipo de belleza norteamericano: rubia de bote, unas grandes tetas bien puestas y ojos azules que en los turbulentos años noventa reventaba los tensiómetros de los pornófagos. Y es que si su talento para la seducción se salía de la gráfica de cualquier escala medible, sus rasgos físicos tuvieron una importancia vital para el nicho de las MILFs.

Comenzó su periplo en el entretenimiento de adultos como estríper en un local de mala muerte donde a las bailarinas exóticas se les metía dólares arrugados en el tanga. En 1991, ella y Janine Lindemulder formaron un picante dueto de luchadoras de barro llamado ‘Blondage’ que se hizo bastante popular en selectos locales para caballeros. Pero no fue hasta el año siguiente cuando el mítico director norteamericano Andrew Blake le dio una oportunidad en el cine X con la película «Obsesiones Ocultas». Un debut por la puerta grande que le valió un Premio AVN 2014 a la «Mejor Escena Lésbica».

A partir de aquí, su prestigio creció exponencialmente y fue contratada por las más grandes empresas del fornicio, que se pegaban por incluirla como starlet exclusiva: Vivid Video, VNA Network, Naughty America, Digital Playground, Zero Tolerance, Mile High, Wicked Pictures y Brazzers. Una trayectoria imparable (1992-2020) gracias a ser un ejemplo de comportamiento sexual delante de las cámaras. Con el paso del tiempo, adquirió una dilatada experiencia en el tópico papel de cougar devoradora de jovencitos, aunque a decir verdad tenía la capacidad de poner en aprietos a cualquier hombre.

No en vano, durante la primera década del 2000 fue una de las MILFs más cotizadas del star system pornográfico. Era sencillamente perfecta. Una mujer de asombrosa sensualidad, con una personalidad arrolladora y una genética tan bien diseñada que, a lo largo de su vasta filmografía de más de 1400 películas, jamás se la ha visto con unos kilitos de más, ni con carnes flácidas. Actualmente se encuentra retirada y fuera de circulación, refugiada en su Onlyfans, pero seguimos teniendo a su alcance sus mejores escenas, que permanecerán por siempre jamás en los insondables océanos digitales pornográficos.