in

June Lovejoy y las aerolíneas de chochitos asiáticos

En un mundo tan globalizado como en el que vivimos, no dar visibilidad al porno japonés es dejar de lado un rico plato sexual lleno de subgéneros y actrices que cada vez suenan con más fuerza en el país del sol naciente. Y no nos referimos solamente a la mundialmente conocida Hitomi Tanaka, el top de las AV Idol (pornostars japonesas), sino a otras starlets asiáticas como Hijiri Maihara, Aina Shinkawa, Ayano Kato o Ai Shinkawa que están comiendo terreno a pasos agigantados a las actuales estrellas de EE.UU.

Sin ir más lejos, la célebre saga japonesa de «Pussy Cowgirls Airlines», del estudio Soft On Demand —grupo empresarial fundado en Tokio y destinado a los vídeos de adultos— acaba de lanzar al mercado la edición número 13 con una alineación de talento femenino encabezado, curiosamente, por June Lovejoy. Y decimos curiosamente porque June es una estadounidense (California) de pura cepa que emigró a Japón para trabajar como profesora de inglés y terminó metida en el JAV (sexo filmado japonés).

Eso sí, todo lo que ha grabado ha sido porno censurado, con píxeles, y cerca de 30 películas desde su debut en enero de 2020. Si bien no es una belleza clásica de oriente por motivos obvios, es bastante resultona y habla en idioma local con fluidez. Aparte de habérsele pegado la típica gesticulación llamativa y gritona de las mujeres del país nipón. Dicen que ya forma parte del imaginario erótico colectivo oriental y de su cultura sexual. Lástima que por temas de distribución no sepamos si que exista.