in

El perfil PAWG de Karen Fisher amplia horizontes sexuales

Solo pronunciamos su nombre una vez para matizar su imponente perfil PAWG («phat ass white girl» en el argot pornográfico). Y es que su tentador y orondo cuerpo de pornostar —muy en sintonía con el de Maggie Green o Alura Jenson— encaja como anillo al dedo en la desbordante categoría BBW, nunca mejor dicho. Pero lo cierto es que las pálidas nalgas de Karen Fisher tienen potencial de sobra para explorar horizontes sexuales más lejanos, como los que le han ofrecido desde la recién abierta sucursal de Mom Swap, de la todopoderosa network MYLF, donde las líneas argumentales para explorar se ciñen al incesto más genérico. Especialmente cuando la emparejan junto la veterana Syren de Mer, habituada en este tipo de ceremonias donde el sexo con los hijastros no está prohibido.