in

Las sucias intenciones de Kayley Gunner

La hawaiana Kayley Gunner, exoficial del ejército de Estados Unidos, continúa su periplo pornográfico sumando puntos en la infinita partida del porno norteamericano. Si hace pocos meses buscaba su lugar en el podio de las tetonas de Arch Angel Video —sus principales valores como mujer son tener unos pechos tan impactantes como misiles intercontinentales— ahora prueba suerte en el nicho del interracial. Una tesitura que le sienta estupendamente cuando es filmada por la cámara de Blacked, especialistas en retratar bellezones rubios rebosantes de curvas retozando con afroamericanos. De esta manera, la veterana de guerra quiere prodigarse por áreas pornográficas que coticen al alza, siendo los encuentros raciales el sitio ideal para encontrar dinero fácil. Ya sabéis, la típica conducta de pornostar que nos advierte de un conocido y ancestral mal en este negocio: starlets sin alma que están solo por la pasta. Esperemos que nos equivoquemos.