in

Khloe Kapri pierde la inocencia en VogoV

La carrera de Khloe Kapri va viento en popa tras su paso por estudios de intensa actividad rectal como Evil Angel o True Anal (aquí su estreno por la vía posterior). La que en un principio despertaba el lado más paternal de los hombres por su frágil apariencia y aspecto de cervatillo indefenso se ha reinventado con un alter ego de superzorra, maquillada y emperifollada dispuesta a abrir de par en par todas sus compuertas de su pequeña anatomía. Ahora parece preparada a seguir escalando hacia la cumbre de la industria presentando sus credenciales en VogoV, territorio manchado del sudor y semen del rusoamericano Markus Dupree. Os podemos asegurar que durante la contienda analítica se deshace por completo de aquella inocencia juvenil que transmitía en sus inicios, entre otras cosas porque se ha convertido en una mujer resabida de tanto follar. Al menos conserva los brackets.