in

Vanna Bardot propaga su carencia de inhibiciones sexuales

Habiendo tachado hace un año de su checklist su primer anal y teniendo este pasado otoño un satisfactorio primer contacto con el porno interracial —ambas experiencias únicas e irrepetibles en la vida profesional de una pornostar— a Vanna Bardot solo le queda esperar que los estudios llamen a sus puertas. En Bang! no han tardado mucho en teclear su número y concederle el título de «Babe Of The Month», excusa para ponerla a cuatro patas frente al veterano belga Mick Blue. Una pornostar que no dispone del físico necesario para endulzar el espectáculo, pero ha sido bendecida (a sus 22 años) por una carencia de inhibiciones que, desgraciadamente, está en peligro de extinción. Esperemos que la industria sepa propagarlas.