in

Kimora Quin, una alumna asiática en busca de una beca pornográfica

La starlet asiática tiene una figura fabulosa y sonrisa cautivadora, pero otra actriz de origen filipino la está eclipsando: Alexia Anders. Como dos cargas eléctricas del mismo signo, se repelen y se evitan en el circuito pornográfico americano, aunque sus similitudes saltan a la vista a ojos del buen pornófilo: pasaporte californiano, de origen filipino, novatas, de edades similares y ambas prueban fortuna en los mismos nichos de adultos; el de jovencitas colegialas. Sin embargo, entre los dos hay más de 18 cm de diferencia, una ventaja estratégica que ha sabido utilizar la señorita Quin (1,78 m) para introducirse en la 2ª edición de «Asian Schoolgirls», serie fundada por New Sensations en la que las nuevas generaciones de chicas orientales se convierten en las mascotas de sus maestros.