in

LeoLulu reinventa el porno amateur exhibicionista

LeoLulu es una de las más famosas parejitas amateurs que siempre están en el TOP de popularidad de la comunidad de PornHub. Una pareja francesa que se ha ganado un hueco tan grande en el nicho de la monetización casera que compiten contra las pornostars consagradas de la industria profesional (a veces hasta colaboran con ellas en sesiones íntimas si tienen la suficiente química sexual). Un hecho que no nos sorprende ya que este dúo de artistas sexuales anónimos (jamás enseñan el rostro a la cámara) ganó el premio a la pareja verificada más popular en los PornHub Awards 2019 y encabezan el ranking de las camgirls más vistas mes tras mes. Su sexo premiado es visto por millones de usuarios de todo el mundo —actualmente sus vídeos tienen 575 millones de reproducciones— gracias al buen hacer de su talento sexual, que recae íntegramente en el atlético cuerpo de Lulu, mientras que Leo es la parte masculina.

Su popularidad ha alcanzado cotas tan altas que se han salido de su respectivo nicho de porno amateur para convertirse en todo un fenómeno mediático de alcance social. Por lo visto saber que las parejas son reales y el sexo es más compartido que actuado es un punto extra a la hora de darse a conocer públicamente. Como si los usuarios se vieran reflejados de algún modo con sus derroches de sensualidad y cuidada estética. Porque esa es otra, el porno casero de LeoLulu cuida mucho la técnica y la producción, así como la edición de su propio material.

Su canal en PornHub (lo abrieron en 2017) solo es la punta del iceberg del éxito que han conseguido estos ardientes aficionados de voraz exhibicionismo. Los puedes seguir en Twitter, ModelHub (plataforma de monetización para starlets), Snapchat, Fancentro y hasta tienen su propia página web personal desde donde venden material a un módico precio. Su competencia más reñida son Made in Canarias (especialistas en squirtings) y MySweetAppel (un cuerpazo de lo más ardiente), siendo todos los mejores del gremio del sexo autónomo que hoy por hoy existe en internet. Aunque estos últimos se desvinculan de LeoLulu al mostrar sus caras sin miedo.

Y es que el anonimato es el as que guardan bajo la manga para esconder su identidad y poder realizar sus fechorías en público sin miedo a ser reconocidos. Una estrategia que para nada les ha supuesto un impedimento a la hora de afianzar su audiencia siendo además una ventaja para grabar contenido erótico en sitios inadecuados.

Entre las cientos de escenas amateurs que tiene LeoLulu nos encontramos todo tipo de circunstancias donde dan rienda suelta a sus sexualidad exhibicionista. De hecho uno de sus pasatiempos en viajar y grabarse a si mismos practicando sexo en los lugares menos indicados. En sus vídeos de peregrinaje se les puede ver en ciudades de toda Europa pasando por todas las urbes vanguardistas, incluida la calurosa Sevilla aquí en España donde justamente dejan caer su amor a orillas del Guadalquivir. Cualquier momento es bueno, incluso aunque les cueste una denuncia por escándalo sexual al masturbarse en público junto al río en el Alcázar de Sevilla.