in

Lexi Lore continúa destrozándose los agujeros

El 2019 fue el año de Lexi Lore. Un año tan repleto de penetraciones anales que ha dejado un reguero de sudor y semen en la mano de nuestros comensales. No es para menos conociendo la fama que precede a la actriz veinteañera: un demonio traga penes diseñada para los paladares sexuales más exquisitos. Su currículum corrobora su facilidad pornográfica para enfrascarse en múltiples penetraciones desde todos los flancos, actos por los que se ha convertido en una heroína tóxica para el vicio de muchos. Este 2020 ha empezado con muy buen pie y ha estrenado orificios en la todopoderosa Legal Porno teniendo a dos monstruosas pollas negras como compañeras. Parece mentira que después de tanto ajetreo en sus bajos su coño siga siendo uno de los más bonitos de la industria de adultos, detalle que los productores acostumbran a explotar.