in

Conchita, el apodo latino de la GILF Mercedes Silver

De las huestes de Lusty Grandmas —la filial de 21 Sextreme destinada a las viejas y pellejas con todavía ganas de sexo— se ha dado a conocer al mundo Mercedes Silver, una veterana cuyo nombre de guerra evoca a mujeres latinas: Conchita. Nos referimos a una pornostar que durante estos últimos años se ha convertido en una habitual en las producciones de maduras, pero de las de verdad, de cincuentonas y sesentonas que encajan como un guante en la categoria GILF. Mercedes (también llamada Mercic y Gigi S) es una húngara de presencia imponente que junto a otras matriarcas como Rita Daniels o Sally D’angelo encabezan un tipo de pornografía no apta para todos los públicos. Después de todo, la gravedad hace su trabajo y termina con las carnes flácidas y agujeros demasiado dilatados para que un hombre sienta placer.