in ,

La absoluta perfección física femenina al servicio del porno

En la productora porno Femjoy son expertos en cocinar delicatessens lésbicas. El estudio más erótico del siglo XX conoce de primera mano la inconmensurable belleza femenina, las particularidades de la juventud y adolescencia, y han aprendido una técnica con la que exponer la máxima hermosura visual dentro de un vídeo. Saben que para erotizar al personal masculino es mejor filmar con varias diosas a la vez, por acumulación de cuerpos de europeas del Este, de diosas eslavas, musas centroeuropeas y afroditas del Mediterráneo. Un montón de señoritas con rasgos de sílfide, curvas suaves típicas de la juventud y apariencia frágil que practiquen entre si sexo soft. Escenas alejadas de artificios toscos y vulgares añadidos de plástico en los que sus físicos de extraordinaria belleza se conviertan en esculturas vivientes que no tienen precio.

Por eso es imposible percibir un fallo en sus escenas, siempre impecables ante la demanda de suculentas galerías de perfectas jovencitas. Para ellos solo existen los coños rozándose, caricias y arrumacos, sentir la piel de la mujer a través de la pantalla. Pasar lenguas por toda parte corporal, lentamente y con dedicación. Saboreando el gusto de su piel la una a la otra. Una delicia para los sentidos del todo mareante considerada obra de arte pornográfica.