in

Homenaje a la pornostar Victoria Paris, muere una parte de la edad de oro del porno

El cine pornográfico de todo el mundo se ha teñido de luto por la muerte de la starlet Victoria Paris, quien la semana pasada perdió la batalla contra el cáncer cuando tan solo tenía 60 años. Una trágica noticia que, por ironías de la vida, se suele celebrar acudiendo a los pornotubes para masturbarse con sus mejores escenas (que cosas, en lugar de llorar su fallecimiento nos hacemos pajas en su honor). Sea como sea, pornófilos de todas las nacionalidades ya le han dado el último adiós a la famosa performer del Salón de la Fama de AVN —se llevó el Premio de «Mejor Nueva Starlet» en 1990— y hacen acopio de sus mejores escenas mientras recuerdan su apasionante filmografía.

Y es que, antes de comenzar a filmar sexo filmado en el año 1988 (su primera película fue «Girls of Double D 7»), se licenció en nutrición y trabajó de secretaria, como modelo de fotos eróticas y hasta formó parte de las luchadora de barro con bikinis. A partir de aquí se convirtió rápidamente en una de las mejores estrellas en el apogeo de la era del VHS, todo gracias a un perfil físico de grandes pechos y ese cabello rubio oxigenado y desaliñado que quedaba estupendamente bien en las portadas de aquellos tiempos.

Formó parte de aquella retahíla de estrellas formada por Ginger Lynn, Tracey Adams, Jeanna Fire, Tori Welles, Savannah, Hylpathia Lee y Ashlyn Gere que nos proporcionaron horas y horas de gozo onanista. Una época donde los argumentos inverosímiles, la ausente banda sonora y los rústicos medios técnicos eran sustituidos por la actitud sexual y el entusiamo de las actrices.

De esta forma, Victoria Paris se convirtió en una artista notable desde finales de los 80 hasta los 90, llegando a protagonizar más de 200 títulos de 1989 a 2002, incluidas las portadas de las mejores producciones de la época, pagadas desde grandes estudios como VCA, Vivid, Caballero, CDI y muchos otros. Películas como «Live In Love In» (1989), «The New Barbarians» (1990), «Beauty and the Beast 2» (1990), «Bimbo Bowlers de Buffalo» (1989) y «Fantasy Nights” (1990), entre otros lanzamientos de elevado caché de la época.

Algunos de los otros créditos más notables de Paris incluyen «The Chameleon»  (1989, VCA),  «Bimbo Bowlers From Buffalo»  (1989, Zane Entertainment Group), «The Adventures of Buttman» de John Stagliano (1989, Evil Angel), Sorority Sex (1993, VCA) y «Viajes Nocturnos» del maestro Andrew Blake  (1989).