in

El nacimiento silvestre de la joven Zoe Bloom

Zoe Bloom (Pittsburgh, 20 años) es una de las advenedizas que se han colado este 2018 en las listas de jovenzuelas provenientes de las nuevas hornadas. Una reciente incorporación que, a efectos estivales, es un soplo de aire fresco. Solo hay que ver el perfil en el que se enmarca para darse cuenta de que, con esas facciones juveniles y esa tabla de planchar en el pecho, es un diamante en bruto para el nicho de las «teenagers». Su llegada a este inmoral negocio, que fagocita carne femenina a pasos agigantados, ya ha sido atendida por el estudio Love Her Feet y ya ha dejado meridiano que sabe utilizar su mejor arma: una embelesadora mirada inocente de niña buena y unas largas piernas adornadas con dos magníficos ejemplares de pies.

Una cosa está clara, quiere exprimir su jugosa adolescencia mientras el grueso del Star System de la industria de adultos está de vacaciones.