Jessa Rhodes, la embajadora de la seducción

Pocas pornostars tienen el poder de cortar el aliento con su sola presencia física. Si tenemos que realizar un catálogo de cuerpos de diosas sería una falta de respeto no encontrar entre ellas a la americana Jessa Rhodes. Una anatomía cuya imborrable presencia se ha estado paseando por el porno desde 2012. El pasado 2017 se estrenó por la retaguardia y aunque debido a esto último el culo de la starlet es el lugar de peregrinaje al que todos quieren ir, en la actualidad hay estudios como Erotica X que apuestan por ella para incluirla en producciones orientadas al porno para mujeres. Su sola presencia dotada de una excelencia absoluta es suficiente para transmitir esa implicación necesaria en el nicho y embriagarnos con su presencia.