in

Andi James, una madurita diseñada para el incesto

La pelirroja arrugada Andi James es una estadounidense de 53 años que se metió hasta el tuétano en el mundo del porno cuando ya era una cincuentona menopáusica. Una edad del todo inusual en este negocio que conduce inexorablemente al ostracismo profesional, o lo que es lo mismo, ser encasillada con montañas de escenas de temática maduritas, sexo de consanguineidad ficticia (el tabú del incesto entre madrastra e hjastro) y si hacemos la vista gorda hasta la podemos etiquetar como MILF.

Y es que la longevidad no tiene porque ir emparejada a un menor rendimiento sexual, de hecho esta bostoniana ya ha grabado más de 40 escenas para estudios tan importantes como Scoreland, Reality Kings, My Pervy Family o MYLF. Con suerte, filmará de manera más consistente con compañías más grandes, aunque no esté su horno para bollos, nunca mejor dicho.