in

Crystal Rush afloja sus escenas anales

La carrera de Crystal Rush ha pegado un frenazo en materia rectal que comienza a asustar a sus legiones de fanáticos seguidores. Y es que resulta inexplicable sabiendo que la moscovita es un prodigio sinigual de las penetraciones anales, habiendo recibido el rango de reina anal rusa e incluso asentándose exitosamente a EE.UU gracias a sus cualidades sexuales (un trasvase ruso-americano que apenas se da dentro del cerrado circuito americano de adultos). De hecho, su última escena en Tushy es la 2ª en asuntos sodomitas que ha grabado en lo que llevamos de pandémico 2020. Todavía es pronto para conocer su porvenir en este sacrificado negocio, pero si su popularidad sigue cayendo en picado puede que estemos ante el ocaso de una de las MILFS del Este más atractivas, refinadas y abiertas de retaguardia que ha parido el porno internacional.