in

Jazlyn Ray cae en la espiral autodestructiva del BDSM

Siempre que una starlet con las características físicas de Jazlyn Ray se digna a pisar las mazmorras de Kink nos produce sensaciones encontradas. Por una parte, una especie de mea culpa cuando su cuerpo inmaculado cae en la espiral autodestructiva del BDSM. Pero por otra, sentimos un morbo superlativo al ver como se somete a un sufrimiento atroz voluntario. Especialmente cuando es orquestado por el sádico JohnPaul the Pope, una eminencia en el subgénero del BDSM que durante años ha torturado en las camas de Hogtied —el estudio dedicado al bondage y el arte del shibari— a bellas criaturas como Spencer Bradley, Charlotte Sartre o April Olsen. Nosotros, encantados de que haya decidido dar rienda suelta a sus capacidades más extremas.