in

Purple Bitch inaugura su carrera en el porno comercial

Las imágenes promocionales del grupo Vixen no dejan lugar a dudas: Purple Bitch es la última representante del sector amateur que acaba de desembarcar en los sets profesionales de Tushy. El conglomerado empresarial va viento en popa con esta nueva estrategia de marketing pornográfico y ha contratado los servicios de la reina del cosplay de las webcams, cual prostituta mediática, para canalizar la fama que recibe de sus millones de seguidores por todo el globo terráqueo. De esta manera, la ‘perra púrpura’ se suma así a otros nombres como la lasciva Eva Elfie en esta caravana de modelos eróticas han salido de sus escondrijos particulares.

En esta ocasión no podremos disfrutar de su idilio con las pelucas coloridas y caracterizaciones con disfraces de personajes de cómics y mangas, pero su entrenada sexualidad (sin miedo escénico paralizante) y sus respetables maniobras anales es material irresistible en este jardín repleto de glamcore de alta gama.