in

Cuando Rocco Siffredi conoció a su mujer, la húngara Rosa Caracciolo, en la película porno de Tarzán

Forma parte de la historia pornográfica. Cuando Rocco Siffredi trabajó a las órdenes del director Joe D’amato en la película «Tarzan-X: Shame of Jane» (1994) se enamoró perdidamente de su protagonista femenina: la hermosa húngara Rosa Caracciolo. En pocos meses el potro italiano se casó con ella y hasta tuvo dos hijos. El amor de su vida. No era para menos, la señora Caracciolo había sido Miss Hungría y era una bellísima modelo erótica que coqueteaba con el softcore sin escenas heterosexuales. Al menos hasta contraer nupcias y dejar que su dotado marido se la follara delante de la gran pantalla. Está claro que algo debía tener esta mujer para que el semental italiano sentara su cabeza en un sólido matrimonio que ya perdura por casi 30 años.

Lo más sorprendente de todo es que las miles de actrices que se ha pasado por la piedra Rocco no parecen causar celos en Rosa. Cual ser de bondad infinita que no conoce el significado de los celos. Un hecho que si fuera a la inversa llevarían al actor italiano a la locura. Y nosotros le entendemos.

Película completa: