in

Mila Azul, la deidad ucraniana que cruzó más allá del erotismo

Hace años que el refinado estudio fotográfico MetArt —anteriormente conocido como «Most Erotic Teens«— se convirtió en una especie de pasarela para resplandecientes modelos eróticas que querían saborear las mieles del softcore o porno suave. Muchas fueron las diosas que cruzaron sus puertas, pero solo una logró impactarnos hasta el extremo de quedarnos enmudecidos. Nos referimos a la ucraniana Mila Azul, el arquetipo más claro de la deslumbrante belleza que poseen las mujeres salidas de los viejos restos que nacieron tras la desaparición de la antigua Unión Soviética (URSS).

Mila es un monumento de la naturaleza nacida en la fría ciudad de Kiev en 1997. Una jovencita de proporciones divinas que debutó en el lado gentil de la industria de adultos en 2016, cuando tan solo tenía 20 primaveras, coronándose como una de las mejores starlettes del autoerotismo. Y es que su insultante atractivo alcanza cotas tan elevadas que no le hace falta ir más allá del arte de la masturbación frente a la cámara para sacar tajada a su perfecto cuerpo desnudo.

No en vano, la dulzura de su bello rostro es un habitual en estudios como Met Art X, Ultra Films, Holly Randall, Wow Girls o Nubiles, donde sus escenas en solitario se entremezclan con la visión artística y delicada del fotomodelaje erótico. En JaqueMateAteos, mientras esperamos que algún mecenas le ofrezca una oferta tentadora para verla en escenas pornográficas heterosexuales o lésbicas, amenizamos la espera con varios de sus vídeos en los que sigue impactándonos con unos pechos naturales sencillamente encantadores.