in

Loles León follando en «El Amante Bilingüe» (1992)

La vida y obra de la actriz Loles León no tendría ningún sentido si no mencionáramos la espontaneidad sexual que la caracteriza. Una sinceridad picantona que le impide morderse la lengua y de vez en cuando nos revela sus gustos sexuales más escandalosos. Como aquella vez cuando declaró en el reality de televisión «Ven a Cenar Conmigo: Gourmet Edition» que, durante sus años de juventud, participó en varias camas redondas (así llama la generación baby boomer a las orgías). Con semejante «pasado delictivo» ahora entendemos de donde sale la famosa canción del cocinero Karlos Arguiñano, «El Conejo de la Loles».

No en vano, el personaje de Fermín Trujillo en la serie «La Que se Avecina», interpretado por el actor Fernando Tejero, la apodó acertadamente como «La Tanqueta» revitalizando un estereotipo de mujer que era todo un símbolo sexual en la España profunda. La pintoresca ama de casa de corta estatura y ancha de cuerpo, como un electrodoméstico del etilo de la lavadora, pero de inconmensurable atractivo sexual.

De esta manera Loles León es la madurita de Paulo Coelho, la típica madura española que te empotras contra el fregadero mientras te está preparando unas lentejas de puta madre justo después de echar unas partidas al «Crash Bandicoot». Mito erótico para los que ya tiene una edad, y para los adolescentes que quieren probar cosas nuevas que no pueden contar a ningún conocido.

Lo cierto es que la vida íntima de esta catalana de 70 años —poca broma— es tan apasionante como prohibida y es una de las pocas españolas que tiene el honor de haberse acostado, supuestamente, con el actor inglés Jeremy Irons. Nada mal para una actriz nacida en la Barcelona de 1950 y cuyos comienzos profesionales se basaban en despachar tras un mostrador de una churrería ambulante.

Con semejante personalidad erótica y una mente muy abierta, además de estar entrenada como cantante de cabaré en espectáculos y fiestas díscolas de la Movida Madrileña de los años 80, no nos extraña que el mismísimo Pedro Almodóvar la convirtiera en una de sus chicas en la película «Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios» (1988) y ¡Átame! (1989).

A partir de aquí se convirtió rápidamente en una de las actrices españolas más famosas del país y pronto llegarían otros éxitos y películas gracias a aclamados directores como Fernando Trueba o Vicente Aranda: «La Pasión Turca» (1994), «Libertarias» (1996), «El Amante Bilinüe» (1992), «La Reina de España» (2017) o «Desde que Amanece Apetece» (2006). Y no olvidemos su mítico papel de Paloma Cuesta en «Aquí no hay Quien Viva» y quedar como una de las finalistas del reality de cocinas de TVE «MasterChef Celebrity».

«El Amante Bilinüe» (1992)

Vicente Aranda dirigió este clásico que supuso el único desnudo integral de Loles León junto a una secuencia de sexo bastante suave. Un film perdido en los albores de la filmografía de la actriz española, pero cuyo valor erótico es incalculable por enseñar felpudo, un coño frondoso con pelambrera muy característico de aquella época.

«Libertarias» (1996)

También mencionar la película «Libertarias» de 1996 donde Loles León sale desnuda luciendo su mejor atributo sexual, unas tetas bien gordas y lozanas que todos querríamos tener en la boca chupando. 

¡Átame! (1988)

Pocos tabúes tiene esta artista catalana que no le importa bajarse las bragas en una película para mear en el váter.