in

Moana Pozzi: homenaje a la legendaria pornostar italiana

Puede que el día más triste de los discípulos del vintage ochentero fuera el trágico 15 de septiembre de 1994 cuando el telediario de una cadena italiana anunció la necrológica noticia de que la gran pornostar Moana Pozzi había fallecido por culpa de un maldito cáncer con tan solo 33 años de edad. Si fue en aquel momento donde nació el mito o ya era una auténtica leyenda del porno se lo dejamos a debatir a la comunidad pornófila, pero de lo que no cabe duda es que Moana fue un antes y un después en el porno europeo y puso los cimientos de la industria a toda una brecha generacional.

La Sofía Loren del porno, la mujer que abrió el camino a otras estrellas italianas como Milly D’Abbraccio, no solamente era una actriz de cine X que se llevaba a la boca cimbreles sin podar. Llegó a ser una famosa de increíble repercusión social hasta el punto de convertirse en presentadora de televisión de programas de máxima audiencia de la RAI, amante de los futbolistas más golfos, pareja de primeros ministros y tuvo affairs con célebres actores como Robert de Niro. Hechos que nos dan la idea de la popularidad que la queridísima starlet tenía en el país de la bota.

Su cautivadora belleza fue protagonista en una época en la que el cine erótico europeo era un páramo en contenidos sexuales filmados (aparte del sucio rincón de películas VHS guarras del videoclub no existían medios para hacerlo llegar al público generalista), y fue ella una de las figuras que vio nacer esa pornografía más organizada, profesional y con una historia que contar, dejado para el legado una auténtica antología de vídeos porno. Su colaboración con su compatriota Rocco Siffredi es posiblemente su escena más recordada.

Pero tener tanto éxito social no encajó del todo bien en un país que sigue teniendo un fuerte componente religioso y tradicional. Pronto los sectores más puritanos y conservadores querían expulsar a Pozzi de la esfera pública televisiva y del cine convencional provocando en la starlet que luchara más ferozmente para dignificar su trabajo como pornostar italiana. De hecho, se defendió tan bien y su nombre resonaba tan fuerte en el mundillo que llegó a ser la musa de director americano Gerard Damiano (el célebre pornógrafo de garganta profunda, la película de cine X más vista de la historia).

Los inicios en su carrera en el porno se explican rápidamente contando la morbosa anécdota de que en una de sus habituales incursiones al vicioso mundo de la noche de los locales de swingers conoció a la célebre Cicciolina en la Roma de los años 80. A partir de ahí ambas se hicieron amigas inseparables llegando a fundar el partido político del Amor para reivindicar a los cuatro vientos la libertad sexual.

Dentro de unos meses se cumplirán 26 años del día que nos arrebató el corazón por culpa de un cáncer y dejó a todo un continente y a una legión de fans huérfanos de su encanto. Después de todo Moana Pozzi ha sido como la primera novia de muchos de nosotros, la que deja una huella imborrable. En JaqueMateateos seguimos llorando a esta starlet italiana que sigue viva en espíritu porque los grandes mitos nunca mueren, aunque, desde hace más de cinco lustros, vivamos sin ella.