in

Simona Valli: esto es el porno de 1993

Simona Valli (1982, Budapest) fue una de las integrantes de aquel infartante equipo de húngaras de los noventa —el Dream Team pornográfico de Monica Rocaforte, Erika Bella, Julia Taylor, Anita Dark— que formó parte de la época dorada del porno europeo. Una de las muchas protegidas de los pornógrafos del inmortal periodo temporal de Mario Salieri, Joe D’Amato y Marc Dorcel que dejó si semen en los testículos a los jovenzuelos que veían los clásicos de Canal Plus. La diosa centroeuropea tan solo estuvo 4 años en activo (70 películas), pero fueron más que suficientes para conquistar la fama a base de ejecutar sexo de alto voltaje a un nivel que nada tiene que envidiar al actual: orgías, dobles penetraciones (su especialidad), lésbicos y hasta bukkakes en una década que no se estilaba. Quien la haya visto en la trilogía de «Cronaca Nera» con Roberto Malone sabrá a lo que me refiero.

Su juventud explica en gran medida como se gesto su sexualidad descarriada y ninfomaníaca. Y es que Simona fue educada en el seno de una familia católica practicante, algo que es insoportable para muchas jovencitas con la sexualidad a flor de piel. Es normal que una vez rotas las cadenas morales se desatara sexualmente en aquellos clásicos que muchos de nosotros que veíamos ha escondidas.

Grandes producciones como «Las Aventuras Eróticas de Aladino» (1993), «Incontro a Venezia» (1992), «El Perfume de Mathilde» (1994), «Marco Polo» (1994) o la popular cinta de VHS «Drácula» (1995). Para mal de muchos pasó a engrosar la lista de actrices que se retiraron del mundo del cine de adultos por presiones familiares, los cuales como hemos dicho, tenían férreas creencias religiosas. Al menos siempre quedarán estos maravillosos momentos nostálgicos en los que nos recuerde su dominio en el arte de cabalgar pollas.

«La Prisión de las Mujeres» (199)

«Las Aventuras Eroticas De Marco Polo» (1994)